En Vivo
 
 

Crítica

Tempestad

Tempestad

Miriam acaba de quedar libre y regresa desde el penal de Matamoros, Tamaulipas, hasta su casa en Tulum, Quintana Roo. Ha pasado medio año en prisión por un delito que no cometió; simplemente tenía que ocupar el lugar de alguien que hacía tráfico de personas en el aeropuerto de Cancún. Miriam, joven madre de un niño, nos cuenta paso a paso su historia; sólo escuchamos su voz, nunca la vemos en pantalla. Adela es una mujer de edad madura que forma parte de un circo. Entre ensayos y funciones, Adela nos relata la desaparición de su hija Mónica: tenía 20 años, iba a la universidad, un día no regresó a casa. Han pasado diez años, la familia la ha buscado y la sigue buscando; parece que la secuestró una poderosa red de prostitución. Tempestad (de Tatiana Huezo, 2016) es la confesión en pantalla del dolor acumulado, pero también de la esperanza que jamás desaparece. Y aunque dos mujeres, Miriam y Adela, son las protagonistas, muchos rostros aparecen a lo largo del viaje –geográfico y emocional- que seguimos en la película documental. Rostros tristes, silenciosos, cansados, temerosos, que nos representan a millones de mexicanos, en este México actual donde cualquier persona puede ser secuestrada, extorsionada, asesinada, puede desaparecer y nunca se le encontrará, o buscará justicia y nunca la hallará. El penal de Matamoros donde es recluida Miriam está organizado y gobernado por un cártel, que impone autoridades, guardias, reglamentos, altas cuotas y pagos; un penal con todo tipo de servicios, incluidos cantina, restaurante y prostitutas, para los que puedan pagarlos. Mientras, a Adela y su familia ambulante los amenazan unos policías judiciales, para que desistan de su búsqueda de la joven desaparecida. En ambos casos, un microcosmos de la impunidad, el poder, el miedo, que ahoga la vida de tantos en México. No hay en toda la película ninguna escena violenta o sensacionalista, sólo las voces que nos relatan una historia personal, los rostros anónimos y los retenes en el camino, los silencios, la música delicada y melancólica; pero esta Tempestad nos va empapando, nos mantiene en zozobra, en espera, nos une a otros. El año 2016 nos ha ofrecido tres películas documentales dirigidas por mujeres que enaltecen la calidad del cine mexicano: Plaza de la Soledad, de Maya Goded, Bellas de noche, de María José Cuevas, y Tempestad, de Tatiana Huezo. Y ésta cinta, ganadora del Ariel,  ha sido seleccionada para representar a México en las candidaturas a los premios Óscar y Goya del próximo año. Tempestad es un lamento de amor, sereno, esperanzado,  que se mete en las entrañas y ya no nos deja. Luis García Orso, S.J. / México
Las inocentes de Anne Fontaine

Las inocentes de Anne Fontaine

Finales del año 1945, los alemanes han salido ya de Polonia pero permanecen las tropas rusas. Una joven religiosa polaca escapa de su monasterio y atraviesa un campo nevado,  en las afueras de Varsovia, para llegar a un puesto francés de socorro de la Cruz Roja, con el fin de solicitar ayuda médica. Consigue hablar con una doctora, la joven Mathilde, que en un primer momento se niega a acudir al convento  porque los médicos solo están autorizados a socorrer a los militares franceses, pero luego accede a ir.  La doctora se encuentra con algo que no esperaba: ayudar al parto de una de las religiosas. Después Mathilde descubre que hay siete embarazadas más entre las monjas, pues fueron violadas por soldados rusos. Ella decide atenderlas como médico, aun exponiendo su carrera profesional y faltando a la obediencia. La historia de la película Les Innocentes se basa en hechos reales de los que dejó testimonio escrito la doctora Madeleine Pauliac, sobre la violación repetida varias veces y el asesinato de una decena de monjas, por parte de los militares soviéticos. Es la historia que movió a la realizadora franco-luxemburguesa Anne Fontaine a realizar un filme que da a conocer el terrible episodio, pero narrado desde las víctimas, con un estilo intimista, sobrio y de una extraordinaria delicadeza. No se expone en la pantalla nada violento ni siquiera una acusación a los culpables, sino el mundo interior de esas mujeres consagradas y violentadas, en crisis entre su voto de castidad y el embarazo, entre su espíritu religioso y el temor del escándalo y de su condenación; y por otra parte, la dedicación valiente de una médico poco sentimental y sin ningún creencia religiosa, pero decidida a llevar adelante una misión humanitaria.  Mathilde, pertenece a una familia comunista, es una joven increyente, liberada y moderna, que establece una relación sexual descomprometida con un médico judío, al que también pide apoyo para las religiosas. De este modo, en favor de la vida de las monjas y de sus bebés (ambos inocentes), se unen paradójicamente espíritus tan diferentes y opuestos, en una tarea nada sencilla y llena de cuestionamientos por afrontar, de dudas y temores, de difíciles decisiones. La directora logra una narración impecable por su ritmo, sus tiempos, el estilo contemplativo, la ambientación con el canto de la liturgia de las horas, la gama de colores grises invernales, la credibilidad de las actuaciones, los encuadres cercanos ante el silencio y la angustia de las protagonistas, pero también la distancia respetuosa de su intimidad, y la contención emocional, narrativa y estética para un tema tan serio. Es una de las mejores películas del año 2016. Quizás sólo una sensibilidad femenina podía lograr ese retrato tan delicado y real de las emociones de las protagonistas, que se agitan entre la observación escrupulosa de las normas y la vida que va naciendo en sus vientres, entre el miedo del escándalo público y la gracia de la maternidad, entre su angustia de ser rechazadas por Dios y el gozo de abrazar a un hijo pequeñito. Resuena en estas vidas la convicción de san Pablo: “La letra mata, mientras el Espíritu da vida” (1 Cor 3, 6). La película toda es un canto a la vida y a los caminos misteriosos donde Dios actúa contando con nuestra fragilidad y maldad, y el Espíritu hace libres soplando en medio de nuestras esclavitudes y cerrazón. La fe –dice una de las religiosas- es la experiencia de saberte tomada de la mano por Dios, como un niño, y luego sentir que Él te suelta y tú tienes que aprender a caminar: en fe, con dudas, en esperanza. Luis García Orso, S.J. México, octubre de 2017